50 años de ibuprofeno



Sin duda el ibuprofeno es uno de los medicamentos más famosos de la historia, un clásico en cualquier botiquín que se precie y un medicamento “todoterreno” que el médico de cabecera te receta para prácticamente cualquier afección. Pues nuestro amigo cumple 50 años.

El ibuprofeno nació hace medio siglo en un pequeño laboratorio situado en una casita de las afueras de Nottingham, desarrollado por el Dr. Stewart Adams y sus colegas de la farmacéutica Boots. En 1966 se iniciaron los primeros ensayos clínicos para ser lanzado comercialmente en Reino Unido en 1969 como un remedio eficiente para la artritis reumática (se comercializaría en USA y el resto del mundo a partir de 1974). Lo más curioso del tema es que el Dr. Adams probó por primera vez su fármaco durante de una resaca, algo que el común de los mortales hemos hecho más de una vez…

Desde entonces el ibuprofeno ha ido destacándose como un remedio eficaz para multitud de afecciones: dolor de cabeza, dolor dental, dolor menstrual, fiebre, reuma, artritis, dolor muscular, y una infinidad de cuadros inflamatorios. Lo cierto es que hoy en día hay más de 50 formas de ibuprofeno, incluyendo gel, spray, pastillas, supositorios, crema y el afamado sobre granulado (el milagroso Espidifen).

Pero el salto a la fama de este medicamento se realizó a partir de 1983 cuando empezó a venderse sin receta en las farmacias del Reino Unido, convirtiéndose en el último miembro de la Santísima Trinidad de la Automedicación junto con la aspirina y el paracetamol. Imprescindible en botiquines, neceseres y bolsos de todo el mundo, el ibuprofeno se ha convertido en un clásico de los medicamentos al que recurrimos cuando sentimos cualquier dolor. Sólo hay que hacer una prueba: preguntar a tu alrededor en este momento si alguien tiene un ibuprofeno, la respuesta más probable será que sí.



No obstante como otros medicamentos de este tipo, el ibuprofeno también tiene sus detractores que critican especialmente su abuso. Básicamente es debido a los problemas renales que pueden derivarse de su abuso, principalmente en personas mayores de 65 años. Se dice que es el causante de más de 2.000 muertes cada año en el Reino Unido, aunque estas cifras hay que cogerlas con pinzas ya que son muchos los medicamentos con efectos secundarios nocivos y, sobre todo, una gran cantidad de gente la que toma ibuprofeno habitualmente. No en vano, las mismas cifras se barajan para el abuso de la aspirina.

Muchos expertos afirman que los gobiernos han potenciado el uso de antiinflamatorios y analgésicos como el ibuprofeno porque éstos hacen descender las visitas a las consultas de los médicos y ayudan a aligerar las Urgencias hospitalarias. Si los médicos antes te decían “tome una aspirina y llámeme mañana”, el equivalente en nuestros días sería “tómese un ibuprofeno y llámame mañana”.

Aunque su abuso empieza a preocupar en diversos ámbitos sanitarios, lo cierto es que las contínuas investigaciones alrededor de este fármaco van descubriendo nuevos usos: un estudio de la universidad de Harvard asegura que las personas que consumen regularmente ibuprofeno tienen un 38% de menor riesgo de padecer Parkinson, así como otro estudio señala que un prolongado uso del mismo previene el Alzheimer.

Sea como fuere, lo que está claro es que el ibuprofeno nos ha cambiado la vida a millones de personas convirtiéndose en una herramienta eficaz y al alcance de la mano para controlar el dolor y hacernos  la existencia un poco más sencilla. El futuro del ibuprofeno está asegurado.

Fuente: BBC News

Trackbacks for this post

  1. De cómo Napoleón nos inundó de azúcar y obesidad | mr. domingo