All posts tagged historia

  • Costa Rica, el país sin Ejército



    Costa Rica es un pequeño país centroamericano que en los últimos años se ha convertido en uno de los destinos turísticos más apetecibles de la zona. Se trata de una de las democracias más antiguas del mundo y, sin duda, una de las más consolidadas. Un país que destaca por su exuberancia natural y por su consciencia ambiental, lo que le ha posicionado como “uno de los países más verdes del mundo”. Pero aquello que hace realmente especial a Costa Rica y llena el orgullo de los costarricenses es el hecho de que fuera el primer país en abolir su Ejército en 1948, una garantía que reside en su Constitución.

    Este extraordinario hecho, que aún perdura, surgió gracias a la figura del presidente José Figueres Ferrer, un político humanista que hablaba catalán (su padre era un médico oriundo de Os de Balaguer y su madre una maestra de escuela de Reus)  y que acabó por convertirse en un mito no sólo para Costa Rica sino para toda América Latina.

    Pero Costa Rica ya partía de una larga tradición democrática, como en otras partes de centroamérica forjada a través de guerras civiles y disputas territoriales a lo largo del siglo XIX. El país en 1850 ya gozaba de libertad de prensa y en 1869 una nueva Constitución instauró la educación básica como gratuita y obligatoria, al tiempo que poco después, en 1871 se abolía la pena de muerte. Tal era la modernidad de este país en las postrimerías del siglo XIX que en 1888 introdujo nada más y nada menos que el matrimonio civil y el divorcio (la expulsión de los jesuitas del país en 1884 seguro que ayudó a tomar esta medida legal).

    A todos estos avances siguieron unos años convulsos de conflictos sociales y políticos en las primeras décadas del siglo XX que acabaron desembocando en la que sería la última Guerra Civil de Costa Rica en 1948. Unos años antes la figura de Figueres, que se había adherido en los 30 al grupo Pro República Española en solidaridad con la patria de sus padres y era todavía un desconocido empresario, saltó a la palestra en un discurso radiado contra las corruptelas del Gobierno de la época que le acarreó la detención y posterior exilio a México.



    A su vuelta del exilio se convirtió en una de las principales figuras políticas y sociales del país y tras la anulación por parte del Congreso de la victoria del candidato opositor Otilio Ulate Blanco en las elecciones de 1948, paradójicamente José Figueres funda el Ejército de Liberación Nacional que se alzará con la victoria. Tras la institución de la Junta Fundadora de la Segunda República que se encarga de redactar una nueva Constitución con grandes garantías sociales suprime las Fuerzas Armadas del país y deja el gobierno en manos del legítimo ganador de las elecciones de 1948.



    Figueres creará un nuevo partido, Partido de Liberación Nacional, y será presidente de Costa Rica en dos periodos más (1953-1958 y 1970-1974), más tarde su hijo José María también alcanzaría la presidencia en 1994. José Figueres Ferrer el hombre que liberó a su país con las armas y después liberó a su país “de las armas”, murió en 1990 en su casa de San José, sentando un precedente que aún ningún país de cierta envergadura se ha a atrevido a seguir.

    Para saber más (documental de TV3):


  • Villa Adriana, lujo romano



    El emperador Nerón (37-68 d.C.), tras el gran incendio de Roma del año 64 construyó un suntuoso palacio en pleno centro de la ciudad eterna. La Domus Aurea, un lujosísimo complejo salpicado de oro, piedras preciosas y marfil, escandalizó a la tradicional sociedad romana, pero no tanto por sus excesivos lujos sino por el hecho de estar construido en pleno centro político y social de la ciudad. Los romanos entendía que el lujo debía reservarse para las villas, esos preciosos antecedentes de nuestras mansiones contemporáneas. Por este motivo el palacio fue cubierto de escombros por el emperador Trajano y en parte de su superficie se construyó el famoso Coliseo romano, el ostentoso recinto volvía al pueblo.

    Unos años después fue otro emperador con un perfil muy diferente a Nerón, Adriano (76-138 d.C.), quien mandó construir, esta vez sí, en las afueras de Roma, una de las obras arquitectónicas más maravillosas que nos ha legado el mundo romano: la Villa Adriana. No se trataba tanto de un palacio, sino más bien de un espectacular complejo de más de 30 edificios y con más de un kilómetro de extensión, formado por palacios, fuentes, varias termas, piscinas, jardines, bibliotecas, teatro, templos, salas para ceremonias oficiales y habitaciones para los invitados. Los subsuelos contenían todo un complicado circuito de túneles y galerías para evitar que el trasiego del servicio pudiera molestar a los invitados.

    El emperador Adriano, viajero empedernido y amante sin igual de la civilización y el arte helénicos, trufó su palacio con más de 1.500 estátuas clásicas griegas además de un espectacular jardín de tipo alejandrino, un teatro frente al mar y una majestuosa piscina en cuyo centro dispuso una villa más pequeña en la que solía residir durante sus estancias en Tibur. Lujo romano en el mayor de sus sentidos.

    Villa Adriana from Javi Domingo on Vimeo.













    Para saber más: http://www.artehistoria.jcyl.es/arte/contextos/3438.htm

  • La Barceloneta, de barrio marinero e industrial a paraíso del tapeo



    Hoy en día el barrio barcelonés de la Barceloneta es conocido como uno de los lugares turísticos con más encanto de la ciudad. Cerca de la playa más popular de Barcelona y repleto de bares de tapas y marisquerías, su imagen bohemia y mediterránea lo han convertido en un clásico de las guías turísticas más “in”. Pero la historia de este barrio marinero es muy diferente a lo que nos podemos imaginar.

    Para descubrirla nos hemos de transportar al año 1477 cuando en una de las múltiples ampliaciones del puerto de Barcelona se decidió construir un espigón. Gracias a esta actuación sobre la fachada marítima de la ciudad en esa zona se fueron acumulando sedimentos: el mar iba acumulando arena y Barcelona ganaba más espacio. Así nacía un nuevo emplazamiento que los ciudadanos de la abarrotada ciudad condal, constreñida entonces aún por las murallas, podían aprovechar.



    La primera piedra del nuevo barrio se colocó el 3 de febrero de 1753 y contaba con un diseño urbanístico innovador sobre un proyecto del ingeniero militar Juan Martín Cermeño. Se trataba, como puede verse hoy en día, de un triángulo irregular alineado con la línea de costa por el lado más largo. El trazado establecía quince calles largas, cortadas por quince calles más cortas. Esto daba como resultado unos rectángulos de casa uniformes de muy poca profundidad.

    Además, como la Barceloneta era un barrio surgido de la acumulación de sedimentos, no era muy recomendable levantar más de dos plantas de altura. Pero el crecimiento demográfico y el mercado inmobiliario acabaron provocando que la mayoría de edificios se levantaran, entre finales del siglo XVIII y principios del XIX, entre tres y seis pisos. Hoy en día aun podemos ver algunos edificios originales de este barrio, aunque son muy pocos, ya que la mayoría sufrieron estas modificaciones o se ha deteriorado por abandono. El ejemplo más claro podemos verlo en el número 6 de la calle Sant Carles.



    Los primeros habitantes

    El nuevo barrio de la Barceloneta fue ocupado en sus inicios por muchos de los antiguos habitantes del barrio de la Ribera que vieron como derribaron sus casas tras la Guerra de la Sucesión para construir la Ciudadella (en el año 2002 las obras en el antiguo mercado del Born desenterraron parte del barrio de la Ribera que fue destruido para construir este recinto militar).  Curiosamente la propia disposición de los bloques de casas orientados a la Ciutadella respondía a un objetivo militar, permitía controlar todo lo que pasaba en el barrio.



    Ya en aquella época, la Barceloneta era un barrio marinero donde se iba a comer pescado en algunos de los merenderos que flanqueaban unas playas que, lejos de la imagen bucólica que podemos tener ahora, no destacaban por su belleza sino por su arena polvorienta y sus aguas contaminadas por los vertederos del alcantarillado de la ciudad. Algo que empeoraría con la siguiente trasformación que sufrirá el barrio.

    La Revolución Industrial

    La Revolución Industrial llegó a Barcelona de la mano del industrial Josep Bonaplata en 1831, quién instaló en su fábrica de la calle Tallers de Barcelona la primera máquina de vapor (el nombre de la calle no debe inducir a error, ya que se refiere a los “traiers” o “tallers”, personas que tenían como oficio cortar la carne). Pero la situación política inestable combinada con el temor de los obreros a que las máquinas les quitarán el trabajo provocó que una noche de agosto de 1835 la fábrica fuera incendiada. Este hecho provocó que la incipiente industria barcelonesa buscará nuevos espacios para su expansión fuera de la murallas de la ciudad. Uno de estos espacios era el barrio de la Barceloneta que además estaba muy cerca de Rec Comptal, recordemos que la industria textil necesitaba gran cantidad de agua para funcionar.

    Así, a partir de la segunda mitad del siglo XIX fueron muchas las fábricas que ocuparon las calles del barrio. En la actual calle Andrea Dòria estava situada la Nueva Vulcano, especializada en la construcción de máquinas y reparación naval. En la calle Sant Carles se encontraba la antigua fundición Lacambra, en el número 26, y en el 32 de la calle Ginebra la Pfeiffer, la primera fábrica del Estado dedicada a fabricar maquinaria agrícola.



    Pero sin duda, la principal fábrica de la Barceloneta era la Maquinista Terrestre y Marítima, situada desde 1852 en la antigua calle Sant Ferran, hoy merecidamente rebautizada como calle de la Maquinista. La alta demanda de construcciones con hierro fomentadas por el desarrollo del ferrocarril la convirtieron en un auténtico monstruo del motor económico de Catalunya. En el siglo XX esta fabrica inicio su deterioro hasta su definitivo cierre en 1963, trasladando toda su producción a la central de Sant Andreu que había empezado a construirse en 1918. Hoy en día la antigua fábrica de la Maquinista en Sant Andreu es un conocido centro comercial.

    Como última muestra curiosa del ingenio técnico que imperaba en aquella época en la Barceloneta cabe destacar el caso de Miquel Escuder, el primer fabricante de máquinas de coser de España. Escuder, que había trabajado en la Maquinista como mecánico, como no tenía medios para fabricar locomotoras, que es lo que hubiese querido, decidió fabricar sus propias máquinas de coser, un nuevo invento que acaba de introducir la norteamericana Singer en nuestro mercado. Tras unos inicios esperanzadores, la feroz competencia yanki le hizo daño y decidió embarcarse en la construcción de motores de gas, siendo el pionero también en este negocio. Todo un personaje.

    Resurgir

    En pleno siglo XX al tiempo que las industrias irían abandonando la zona, los antiguos merenderos de pescadores fueron evolucionando hacia los tradicionales chiringuitos de la Barceloneta (destruidos a principios de los 90) que junto a los diversos baños públicos como los Baños Orientales, los baños El Astillero, los de San Miguel y los de San Sebastià (ver post anterior), convirtieron al barrio en una nueva zona de ocio para la ciudad.



    Pero la evolución más intensa, cuando menos, se vive entre 1986 y 1992, con motivo de las Olimpiadas, cuando desaparecen los tinglados (grandes almacenes de mercaderías que tapaban la visión del puerto), los chiringuitos y los baños y se abren espacios nuevos, como el muelle de la Barceloneta y el Paseo Marítimo. La población empieza a entrar en retroceso y el barrio inicia una orientación hacia el sector turístico.

    Es la Barceloneta que conocemos hoy, que pese a los cambios originados sigue conservando ese poso histórico dejado por tres siglos de evolución desde el barrio marinero que cobijó a los habitantes expulsados de la Ribera a su transformación en barrio obrero y su posterior renacimiento como barrio cosmopolita, epicentro turístico de playas, sol y tapas.

    Para saber más:

  • Un archivo digital colaborativo para conmemorar el centenario de la Primera Guerra Mundial



    Europeana, la Biblioteca Digital Europea, junto con la Universidad de Oxford y la Deustche National Bibliothek, han iniciado un interesante proyecto digital colaborativo para construir un archivo digital de la Primera Guerra Mundial, de cara a la futura conmemoración del centenario del inicio de este conflicto bélico en 2014.

    La idea es que los ciudadanos europeos entreguen en formato digital todo tipo de documentos relacionados con la Gran Guerra, ya sean cartas, dietarios, postales, fotografías, folletos, etc. Éstos serán almacenados y digitalizados para intentar reconstruir la vida cotidiana en la Primera Guerra Mundial.

    La Universidad de Oxford ya había iniciado el proceso en Reino Unido en 2008, creando el denominado Archivo de la Gran Guerra a partir de cartas familiares, fotografías y recuerdos que han sido recogidos y digitalizados. Ahora la idea es exportarlo en un principio a Alemania y, posteriormente, a otras de las naciones inmersas en la conflagración.

    Todo el material que se ha ido recogiendo puede empezar a explorarse en la web del proyecto:  http://www.europeana1914-1918.eu y también en su blog: http://thegreatwararchive.blogspot.com











  • Eugen Sandow, el padre del culturismo



    Para su época, finales del siglo XIX y principios del XX, Eugene Sandow (1867-1925) era el hombre perfecto. En unos tiempos en los que la hombría del género masculino se ponía en duda y cuando las mujeres empezaron a reclamar su posición en esa arcaica sociedad, Sandow se convirtió en un nuevo héroe venerado por toda la masculinadad europea  y norteamericana.

    Eugen Sandow, forzudo y profeta del fitness, hombre de negocios y fenómeno internacional, nació con el muy prusiano nombre de Friedrich Wilhelm Müller pero pronto se mudó al más mercantil apodo de Eugen (estamos en el momento álgido de la eugenesia) Sandow, con el que aterrizó en Londres en 1889 huyendo del severo servicio militar prusiano y de la mano del pionero del show bussiness Florenz Ziegfeld.

    Formado en las tradicionales  ferias provincianas, la exuberancia física de Sandow, más allá de la tópica atracción del forzudo circense, le catapultó de la mano del legendario empresario Florenz Ziegfield y le trasformó en un fenómeno internacional. Cada vez que actuaba, las entradas se agotaban, tanto en Chicago como en Nueva Zelanda, las multitudes aclamaban a su héroe y le pedían autógrafos, las mujeres se metían entre bastidores y pagaban trescientos dólares para tocar sus músculos de acero, y sus libros con títulos como El sistema de entrenamiento físico de Sandow, Fuerza y modo de adquirirla y Culturismo, eran éxitos de ventas.

    Las mujeres se metían entre bastidores y pagaban trescientos dólares para tocar sus músculos

    Deudor de la imaginería de las estatuas clásicas de civilización grecorromana, Sandow le aportó un ingrediente educador con su dedicación a la misión de mejorar a los enclenques de este mundo, para lo cual fundó una cadena de veinte gimnasios -pioneros antecedentes de nuestros modernos centros de fitness-, publicó una popular revista dedicada a la fuerza física, Sandow’s Magazine of Physical Culture, y abrió una tienda por correo para comercializar desde cigarros marca Sandow a pesas y libros de ejercicios para que hombrecillos de menor estatura alcanzaran sus milagrosas proporciones.



    Jorge V, rey de Inglaterra, el inventor Thomas Edison o el escritor Sir Arthur Conan Doyle se contaron entre sus benefactores y amigos. Su obra culmen tuvo lugar en las finales de 1901 de la primera Gran Competición de Culturismo de la historia, y precedente de los Mr. Olimpia que popularizó Arnold Schwarzenegger, que se celebró en el prestigioso Royal Albert Hall de Londres y atrajo a nada más ni nada menos que 15.000 personas.

    Sandow falleció en 1925 de un ataque al corazón a la edad de 58 años y fue enterrado en el conocido cementerio Putney Vale Cemetery de Londres como una celebridad, al tiempo que pocos años después en 1936 el actor Nat Pendleton lo inmortalizaría en la célebre película The Great Ziegfeld, ganadora de un Óscar. Décadas más tarde el escultor Frederick Pomeroy se inspiró en su esbelta figura para diseñar los galardones del certamen Mr. Olimpia que desde los 60’s premian a los mejores culturistas del planeta. Sin duda, toda la generación del fitness moderno debe mucho a la labor de este pionero, Eugen Sandow, “el hombre perfecto”.



    Descubierto en: “Años de vértigo“, Philipp Blom (Anagrama, 2010)

  • Erich Salomon, el rey de la indiscreción



    Erich Salomon (1886-1944) fue un fotógrafo alemán considerado como el padre del fotoperiodismo moderno. “El rey de la indiscreción” como le bautizó Aristide Briand, Ministro de Exteriores francés (en la imagen superior), estudió Derecho en Munich y se inició en la fotografía al entrar a trabajar en la editorial Ullstein donde utilizaba esta técnica como prueba en los juicios de su empresa. Pero pronto se dio cuenta que esta afición podía serle muy rentable si vendía sus fotografías a los periódicos y, por este motivo, adquirió una cámara Ermanox, un aparato de bolsillo que permitía realizar fotografías sin flash y con luz natural.



    Desde finales de los años 20 y los primeros 30, Erich Salomon se convirtió en un referente del fotoperiodismo mundial y sus instantáneas inundaron las principales cabeceras internacionales (Vu, L’Illustration, Time, New York Times o el Daily Telegraph, entre otras). Se cuenta que incluso el propio magnate de la prensa William Randolph Hearts (brillantemente inmortalizado por Orson Welles en Ciudadano Kane) quedó tan fascinado por el talento de Salomon en un trabajo que le encargó, que decidió comprar una Ermanox a cada uno de sus cincuenta fotógrafos, desgraciadamente los resultados no fueron los esperados ya que se dio cuenta de que  no contaba con cincuenta Salomons.



    Salomon se especializó en temas políticos y conferencias internaciones, donde su figura era respetada como ejemplo de la discreción y la elegancia periodística. Fue el primero de una larga lista de fotoperiodistas que aparecieron a mediados de los años 30, liderados por Robert Capa y Henri Cartier-Bresson. Suya fue una nueva fotografía más cercana, natural y directa, de geométricas composiciones, donde la cámara y el fotógrafo pasaban desapercibidos como simples testigos de la realidad.

    Pero la prometedora carrera de Erich Salomon, como la de muchos otros talentos alemanes, se truncó con la llegada al poder los Nazis. Salomon emigró a Holanda pero fue hecho prisionero tras la invasión nazi del país y deportado a Alemania donde fue asesinado en 1944 en el campo de concentración de Auschwitz junto a su esposa y su hijo. Posteriormente, en honor a su nombre se creó el Premio Dr. Erich Salomon para destacar la calidad de trabajos de periodismo fotográfico.

    Para saber más:

    http://www.comesana.com/salomon.php

    http://es.wikipedia.org/wiki/Erich_Salomon

    http://reportajegrafico.wordpress.com/el-periodo-de-entreguerras/erich-salomon-y-la-candid-photography/











  • El Plan Morgenthau



    Cuando la Segunda Guerra Mundial llegaba a su fin la cuestión que más preocupaba a los aliados era qué hacer con Alemania, un infame país que en 25 años había iniciado dos terribles guerras mundiales. Desde el agresivo y cruel punto de vista de Stalin que apostaba por “liquidar, por lo menos a 50.000 miembros -si no 100.000- del Estado Mayor alemán” al más conciliador de Churchill que sabía de la necesidad de mantener una Alemanía medianamente fuerte que sostuviera el avance de una Rusia cada vez más poderosa, se encontraba la débil figura de Roosevelt, cuya opinión al respecto estaba muy influenciada por la de su ministro del Tesoro, un judío llamado Henry Morgenthau Jr. Morgenthau tenía un plan para impedir que estos sucesos volviesen a repetirse, y consistía básicamente en desmontar la industria del país y reducirlo a un estado agrícola. Considerando la capacidad agrícola del país en ese momento el Plan Morgenthau suponía una hambruna general que podía costar decenas de millones de vida, ya que sólo podrían vivir de la tierra el 60% de la población.

    Los principales aspectos del Plan Morgenthau eran los siguientes:



    El mismo Churchill cuando le presentaron el plan en la conferencia de Quebec (1944) rechazó el acuerdo tildando el plan de “antinatural, anticristiano e innecesario”, por más que se le ofrecía como una forma de potenciar las oportunidades comerciales británicas después de la guerra. De todos modos, Roosvelt utilizó al consejero principal de Churchill, lord Cherwell para disuadirlo, llegando incluso a firmar el documento. Pero las filtraciones a la prensa provocaron que el Plan Morgenthau nunca se llevara a cabo: por un lado, la opinión pública estadounidense se mostró totalmente contraria al plan y, por otro lado, Goebbels se aprovechó de ello para fortalecer la resistencia alemana. Según estimaron los generales de Estados Unidos, equivalió a la incorporación de diez divisiones. Por fortuna para la humanidad el plan de Morgenthau finalmente no se llevó a término y la suerte de los alemanes tras la victoría aliada siguió por otros derroteros muy distintos.

    Fuentes:

  • El origen de nuestro alfabeto



    Hace unos días leí en un blog muy interesante (http://ilovetypography.com) una breve pero exhaustiva pequeña historia del alfabeto latino y sus tipografías. Una fascinante historia que recorre con excelentes imágenes más de 5.000 años de evolución del lenguaje escrito hasta llegar a nuestros días. La escritura fue uno de los factores claves, junto al desarrollo de la agricultura y el sedentarismo,para el devenir de nuestra civilización. Dio la posibilidad a nuestros ancestros de reproducir sus pensamientos, sus conocimientos y, sobre todo, poderlos comunicar. El poder de describir las cosas y propagar sus ideas.

    La historia del alfabeto se inició en Sumer (situado en el actual Irak, más o menos) hacia finales del cuarto milenio a. C. con la escritura cuneiforme que representaba mediante pictogramas (imágenes) las palabras, y cuyas tablillas han llegado a nuestros días gracias a que estaban hechas de arcilla blanda que, al incendiarse sus templos y palacios, quedaron solidificadas y enterradas hasta la eternidad. Poco a poco se fue desarrollando su escritura en imágenes hasta representar, no solo a esas cosas, sino también los sonidos del habla (en una forma más abstracta y similar a nuestro alfabeto). Esta forma de escritura sobrevivió a su propia civilización y lengua, y fue adaptada por sus conquistadores, por ejemplo los acadios, hasta desaparecer hacia el siglo V d. C.

    En el Antiguo Egipto sucedió algo similar con el desarrollo de la escritura con jeroglíficos (literalmente “sagrada talla”), que como la cuneiforme comenzó con pictogramas que representaban cosas, los clásicos jeroglíficos que todos hemos vistos tallados en los templos, y que poco a poco fue representando los sonidos del habla hasta desarrollar dos variantes cada vez más abstractas como son la escritura hierática y posteriormente la demótica (+), escrituras populares destinadas a textos administrativos y litúrgicos escritos en papiro.

    Conocemos el significado de los jeroglíficos egipcios gracias al descubrimiento en 1799 de la Piedra Rosetta (+), escrita en dos idiomas y tres alfabetos: dos formas de egipcio (jeroglífica y demótica), con una traducción al griego.

    El desarrollo de los primeros alfabetos continúa en Egipto pero sin los egipcios. Lo cierto es que hasta hace pocos años se sostuvo que la escritura alfabética se inició con los fenicios, un pueblo comerciante situado en el Líbano e Israel actuales, hacia el 1400 o 1500 a. C., pero un reciente descubrimiento de unas inscripciones en 1999 en Wadi el-Hol, Egipto, nos han hecho retroceder el origen del alfabeto hasta el 1900 o 1800 a. C., y situar sus inicios en el alfabeto de influencia jeroglífica ideado por un pueblo semita que vivía en Egipto.

    En efecto, estos primeros alfabetos de origen semita, proto-sinaíticos, son el verdadero punto de partida del alfabeto que hoy conocemos, como la lengua ugarítica que aunque adaptada de la escritura cuneiforme desarrolló un sistema de escritura de pictiogramas que reproducían consonantes, es decir sonidos, no ideas o cosas. Fue un primer paso para el desarrollo del sistema de escritura fenicio, la raíz de numerosos alfabetos modernos, del árabe y del hebreo al griego y latín.



    Este rico pueblo comerciante que durante los siglos X al VI a. C. dominó el Mediterráneo, desarrolló un alfabeto moderno sencillo e ingenioso compuesto por consonantes de las que los últimos vestigios de los pictogramas ya habían desaparecido. Es de hecho un instrumento hecho a medida del comerciante: fácil de aprender, de escribir y de adaptarse. Y, lógicamente, fue adaptado por otras culturas de origen comercial como las sociedades griegas y romanas que forman la base de la civilización occidental moderna.

    Fueron precisamente los griegos los que añadieron la guinda que le faltaba al pastel, la invención de las vocales. Y de ahí, su escritura pasó al pueblo etrusco situado en el centro de Italia y poseedores de una vasta literatura que, por desgracia, no ha llegado a nuestros días como tampoco su escritura ha podido aún ser descifrada. Pero su herencia sí que nos ha llegado a través de los romanos, que aunque no fueron nunca etruscos sí que tuvieron reyes etruscos que introdujeron su alfabeto, origen del alfabeto latino y madre de nuestro actual alfabeto.



    Lo curioso es que el alfabeto latino tenía solamente 23 letras: la J, U y W no existían, aunque la J se representada con la I, la U con la V y no había necesidad de una W. Además, como todos hemos visto en innumerables monumentos, escribían en mayúsculas. Para el desarrollo de la minúscula hemos de avanzar muchos siglos hasta el siglo IX d. C. cuando Carlomagno, dominador de la Europa del momento, manda a Alcuino de York una profunda reforma de la escritura, uniformándola y desarrollando la denominada minúscula carolingia (derivada de la cursiva vulgar latina) de la que, a su vez, unos siglos más tarde surgirá la característica escritura gótica de la Edad Media.

    Será con el desarrollo del Humanismo, en el Renacimiento, cuando se vuelva a los orígenes romanos de nuestra escritura para desarrollar una nueva forma tipográfica a la que todos estamos muy acostumbrados (a quién no le suena la Times News Roman). Es en ese momento cuando se introducen, poco a poco, la J, la U y la W (primero con VV). Por fin hemos llegado a nuestro actual alfabeto de 26 letras con caja alta y baja (mayúsculas y minúsculas). A partir de este momento, cada lengua introdujo sus propias letras (como nuestra Ñ) pero eso ya es otra historia…

    Podéis leer aquí la historia completa (en inglés), vale la pena.

    Un breve añadido: una historia gráfica del origen de la letra A…

  • Buddy Bolden, el padre del Jazz

    Charles “Buddy” Bolden está considerado el padre del jazz, una figura rodeada de leyenda surgida en el fascinante New Orleans de finales del siglo XIX e inicios del XX.

    Buddy Bolden, del que se dice que era peluquero de profesión, inició su carrera como cornetista en la década de los 90 tocando en diversas orquestas de la ciudad que se contrataban para amenizar fiestas, bailes, funerales, etc. Poco después, hacia 1895 fundó su propia banda junto al trombonista Willy Cornish, siendo los primeros en mezclar sus influencias: el blues, el ragtime, la música gospel, a lo que añadieron el complemento de la batería por primera vez en el blues. Era el nacimiento de lo que más adelante se vendría a llamar como música jazz.

    Pero, como es habitual, todos los genios suelen tener su lado oscuro y en el caso de Bolden era una grave enfermedad mental, la esquizofrenia, sumada a un severo problema de alcoholismo y una agresividad que fácilmente se tornaba en violencia. Tanto es así, que en 1907 tras una acusada crisis de alcoholismo su familia decidió ingresarlo en un hospital para enfermos mentales donde permaneció hasta el resto de su vida, ajeno a toda la revolución del swing que él mismo había iniciado. Nacía el mito.

    Su leyenda creció más aún ya que no se ha conservado ninguna grabación original de la época, aunque según se sabe su banda llegó a grabar algún cilindro fonográfico hacía finales del 1890 y a principios de siglo. Pero lo cierto es que tan sólo quedó de él el recuerdo de los que tuvieron la suerte de ver su prodigiosa forma de actuar en directo: Joe “King” OliverFreddie Keppard, o Bunk Johnson, pioneros del New Orleans Jazz fueron directamente inspirados por el excéntrico Buddy Bulden.

    Uno de los temas más importantes de Bolden es “Funky Butt”, que más adelante sería conocida como “Buddy Bolden’s Blues”, una versión que realizó como tributo Jelly Roll Morton. También Duke Ellington le rindió tributo en 1957 con su suite “A Drum is a Woman” y Sidney Bechet con “Buddy Bolden Stomp“. En estos momentos, además, se está preparando un biopic sobre su vida a cargo del multimillonario y filántropo Dan Pritzker.

    En definitiva, un pionero excéntrico y genial que posibilitó el nacimiento de un nuevo género musical y una nueva forma de tocar música y, por qué no decirlo, de una nueva manera de divertirse.