All posts tagged rusia

  • Lyudmila Pavlichenko, la mejor francotiradora del Ejército Rojo



    Hace diez años la película “Enemigo a las puertas” no solo lanzó a la fama a Jude Law como actor sino que también nos permitió descubrir la figura del francotirador soviético Vasili Záitsev, todo un mito en la antigua URSS. Esta fantástica película de Jean-Jacques Annaud, con una espectacular escena inicial de la Batalla de Stalingrado, explica la historia del francotirador soviético más famoso de la Segunda Guerra Mundial, que, al parecer (aun no está del todo claro), disputó entre las ruinas de Stalingrado un sangriento duelo de puntería con otro francotirador alemán, el Mayor König.

    Pero lo cierto es que la Unión Soviética también tuvo a su heroína particular durante la cruenta guerra contra los nazis, del mismo modo que Vasili Záitsev fue una francotiradora oriunda de Ucraina como él. Lyudmila Pavlichenko, que así se llamaba, aprendió el oficio de francotiradora de forma amateur en un club de tiro mientras estudiaba en la Universidad de Kiev. Poco podía imaginar ella que esa afición la convertiría en uno de los mitos del Ejército Rojo.

    Pese a las reticencias iniciales de los reclutadores que querían enrolarla en el cuerpo de enfermeras, la soldado Lyudmila consiguió salirse con la suya y entró a formar parte de la 25ª División de Infantería. Armada con un rifle de cerrojo Mosin-Nagant soviético (adaptado para el tiro de precisión con una mira de cuatro aumentos) pronto destacó por su increíble puntería: en sus dos primeros de servicio en Odesa abatió a 187 soldados y oficiales alemanes. Pese a todo los alemanes ocuparon la zona y su unidad tuvo que ser desplazada al cerco de Sevastopol, en la Península de Crimea, donde ya con el grado de Teniente fue mencionada por el Consejo del Ejército Soviético del Sur debido a sus 257 alemanes abatidos. En total le contabilizaron 309 bajas durante el período en el que combatió durante la Segunda Guerra Mundial, 36 de los cuales eran francotiradores como ella.

    En junio de 1942 fue herida por fuego de mortero y retirada de combate ya como heroína oficial del Ejército Rojo. Entonces la potente maquinaria de propaganda soviética se puso en marcha y Lyudmila fue enviada a Canadá y Estado Unidos donde fue recibida como un héroe. Con esta visita se convirtió en el primer ciudadano soviético en ser recibido por el Presidente de los Estados Unidos, donde realizó multitud de conferencias y discursos. A su regreso a la Unión Soviética recibió la Estrella de Oro de la condecoración de Héroe de la Unión Soviética y el rango de Comandante y pasó el resto de la guerra en la retaguardia como instructora de francotiradores.

    Pero Lyudmila no fue la única, se cree que más de 2.000 francotiradoras sirvieron en el Ejército Rojo, de las cuales solo sobrevivieron unas 500. Heroínas anónimas que perecieron en algunas de las batallas más sangrientas de la II Guerra Mundial.