Costa Rica, el país sin Ejército



Costa Rica es un pequeño país centroamericano que en los últimos años se ha convertido en uno de los destinos turísticos más apetecibles de la zona. Se trata de una de las democracias más antiguas del mundo y, sin duda, una de las más consolidadas. Un país que destaca por su exuberancia natural y por su consciencia ambiental, lo que le ha posicionado como “uno de los países más verdes del mundo”. Pero aquello que hace realmente especial a Costa Rica y llena el orgullo de los costarricenses es el hecho de que fuera el primer país en abolir su Ejército en 1948, una garantía que reside en su Constitución.

Este extraordinario hecho, que aún perdura, surgió gracias a la figura del presidente José Figueres Ferrer, un político humanista que hablaba catalán (su padre era un médico oriundo de Os de Balaguer y su madre una maestra de escuela de Reus)  y que acabó por convertirse en un mito no sólo para Costa Rica sino para toda América Latina.

Pero Costa Rica ya partía de una larga tradición democrática, como en otras partes de centroamérica forjada a través de guerras civiles y disputas territoriales a lo largo del siglo XIX. El país en 1850 ya gozaba de libertad de prensa y en 1869 una nueva Constitución instauró la educación básica como gratuita y obligatoria, al tiempo que poco después, en 1871 se abolía la pena de muerte. Tal era la modernidad de este país en las postrimerías del siglo XIX que en 1888 introdujo nada más y nada menos que el matrimonio civil y el divorcio (la expulsión de los jesuitas del país en 1884 seguro que ayudó a tomar esta medida legal).

A todos estos avances siguieron unos años convulsos de conflictos sociales y políticos en las primeras décadas del siglo XX que acabaron desembocando en la que sería la última Guerra Civil de Costa Rica en 1948. Unos años antes la figura de Figueres, que se había adherido en los 30 al grupo Pro República Española en solidaridad con la patria de sus padres y era todavía un desconocido empresario, saltó a la palestra en un discurso radiado contra las corruptelas del Gobierno de la época que le acarreó la detención y posterior exilio a México.



A su vuelta del exilio se convirtió en una de las principales figuras políticas y sociales del país y tras la anulación por parte del Congreso de la victoria del candidato opositor Otilio Ulate Blanco en las elecciones de 1948, paradójicamente José Figueres funda el Ejército de Liberación Nacional que se alzará con la victoria. Tras la institución de la Junta Fundadora de la Segunda República que se encarga de redactar una nueva Constitución con grandes garantías sociales suprime las Fuerzas Armadas del país y deja el gobierno en manos del legítimo ganador de las elecciones de 1948.



Figueres creará un nuevo partido, Partido de Liberación Nacional, y será presidente de Costa Rica en dos periodos más (1953-1958 y 1970-1974), más tarde su hijo José María también alcanzaría la presidencia en 1994. José Figueres Ferrer el hombre que liberó a su país con las armas y después liberó a su país “de las armas”, murió en 1990 en su casa de San José, sentando un precedente que aún ningún país de cierta envergadura se ha a atrevido a seguir.

Para saber más (documental de TV3):


Trackbacks for this post

  1. Costa Rica, el país sin Ejército
  2. La carrera del siglo: New Yok – Paris 1908 | mr. domingo
  3. Venturas y desventuras del indomable Rafael de Nogales | mr. domingo