El subfusil Thompson, el arma ‘cool’ por excelencia de los gángsters de Chicago

paulmunied6

La imagen de su cargador circular en forma de tambor se ha incrustado en nuestro subconsciente como imagen más perdurable de los gángsters del terrorífico Chicago de los años 30. El cine y los medios de comunicación del momento ayudaron a generar esta imagen mítica a un arma que resultó sumamente efectiva a no pocos ejércitos y policías de todo el mundo durante gran parte del siglo XX.

La idea de este revolucionario subfusil se le ocurrió al oficial del departamento de artillería del Ejército de Estados Unidos John Taliaferro Thompson durante la Primera Guerra Mundial, la gran carnicería europea, y básicamente buscaba reproducir el efecto mortífero de las terribles ametralladoras de trinchera pero en un formato mucho más manual. Su idea era desarrollar lo que el llamaría one-man, hand-held machine gun (ametralladora personal “de mano” o portátil). No es casual que para bautizar a uno de sus primeros prototipos escogiera el “sutil” nombre de Annihilator I (Aniquilador I en inglés), pero desgraciadamente sus prototipos no llegaron a tiempo y en 1919, cuando ya había podido solventar todos los problemas de diseño de su nueva arma, la gran contienda europea llegó a su fin.

Thompson y su arma.

Thompson y su arma.

El ‘Aniquilador’ había sido diseñado para combatir en las trincheras europeas, a modo de “escoba de trincheras” (trench-broom) para limpiar las atestadas trincheras de tropas enemigas, pero una vez la guerra estuvo terminada Thompson se vio obligado a rebautizar su arma como Thompson Submachine Gun y reorientar su producción al uso civil.

El recién renombrado subfusil Thompson entró finalmente en producción en 1921 y curiosamente uno de los primeros pedidos fue para el Servicio Postal estadounidense, para defenderse de una mala racha de atracos a su correo. También recibió algunas pequeñas compras para ejércitos y paramilitares de países latinoamericanos, aunque su elevado precio inicial disuadía a muchos posibles usuarios de su compra. Pero fue precisamente en Europa donde el subfusil Thompson empezó a tomar protagonismo.

Publicidad de la época.

Publicidad de la época.

Gracias al soporte financiero de muchos compatriotas norteamericanos de ascendencia irlandesa, el IRA pudo adquirir un importante lote de Thompsons para la Guerra de Independencia Irlandesa y la posterior Guerra Civil Irlandesa que se estava librando en los primeros años de la década de los 20. Cabe destacar en este sentido el capítulo de la segunda temporada de Boardwalk Empire en el que Nucky Thompson viaja a Irlanda con cientos de subfusiles en ataúdes como contribución a la causa irlandesa por parte de su banda. Nucky acabará haciendo un buen negocio con el whisky irlandés y la serie se permitirá un guiño a esta excepcional arma.

Porqué, sin duda, es en la época de la Prohibición tras la entrada en vigor de la Ley Volstead, más conocida como Ley Seca, cuando se inicia el verdadero momento de esplendor del subfusil Thompson. Aunque es difícil saber cuando se inició está singular relación criminal, todo parece indicar que el primer tiroteo protagonizado en Chicago por la ametralladora Thompson fue precisamente entre dos gangsters de ascendencia irlandesa, Frank McErlane y Spike O’Donnell. McErlane acribilló a O’Donnell de tal manera que los policías dieron por supuesto que en el tiroteo habían participado varios pistoleros debido a la increíble cantidad de balas que recogieron.

5073w

Durante los años 20 y primeros 30 los gángsters de Chicago y Nueva York convirtieron al subfusil Thompson en el arma de moda, especialmente por espectáculos escabrosos como la conocida matanza de San Valentín de 1929. El Thompson dotó a los matones de la época de una singular superioridad de fuego frente a los atrasados métodos de la policía del momento. La combinación de la poderosa Thompson, a la que podías quitarle la culata para facilitar el disparo en movimiento, con los relucientes bólidos salidos de las factorías de Michigan, hacían imparables a los gángsters de la Ley Seca. Pronto los policías y, especialmente tras la llegada de Hoover, el FBI, se vieron obligados a armarse también con Thompsons.

Durante estos años el Thompson se ganó diversos apodos como “Tommy Gun”, “Trench Broom”, “Trench Sweeper”, “Chicago Typewriter”, “Chicago Piano”, “Chicago Style” o “The Chopper”, muchos de ellos ideados en los periódicos sensacionalistas que vendían miles de ejemplares gracias a las andanadas de los gángsters de Chicago. El cine acabó de cimentar la leyenda del subfusil Thompson con el nacimiento del género del cine de gángsters a principios de los 30, donde por primera vez se ponía énfasis en el punto de vista del criminal. Entre 1929 y 1934 se calcula que se realizaron en Estados Unidos unas 250 películas que abordaron el tema, en todas ellas el Thompson era uno de sus protagonistas.

Uno de los filmes de gángsters más populares de la época con Douglas Fairbanks.

Uno de los filmes de gángsters más populares de la época con Douglas Fairbanks.

Pero más allá de su fama cinematográfica y gangsteril el Thompson tuvo un gran protagonismo también durante la Segunda Guerra Mundial, convirtiéndose en una de las armas preferidas por los soldados norteamericanos durante la contienda. La mítica arma de los gángsters había entrado oficialmente en el ejército norteamericano en 1938 en una versión más ligera y económica, lo que permitió su producción masiva durante la contienda mundial. Destacó como arma de asalto para los Rangers y paracaidistas, así como los jefes de patrulla de los Marines.

Aunque resultaba verdaderamente difícil apuntar con él por su terrible retroceso, según los estándares de aquellos tiempos, el Thompson era una de las armas más efectivas y confiables disponibles entonces. No en vano, los nazis idearon su propio subfusil, el popular MP40 (Maschinenpistole 40), basándose en el Thompson, con los que equiparon a sus temibles tropas de asalto (Sturmtruppen). También ingleses y canadienses equiparon a sus ejércitos con el subfusil, convirtiéndose también en un protagonista de la Segunda Guerra Mundial, primero en el teatro europeo y posteriormente en el Pacífico, donde se descubrió que la terrible capacidad de fuego de los Thompson resultaba muy útil en la densidad de la jungla.

A Winston Churchill también le "moalba" la Thompson.

A Winston Churchill también le “molaba” el Thompson.

A pesar de todo el Thompson fue retirado de servicio al final de la contienda pero curiosamente en la siguiente guerra que tuvo que afrontar el ejército estadounidense, en Corea, se llevó una desagradable sorpresa. Muchos Thompson habían sido entregados a las fuerzas armadas chinas como asistencia militar antes de la caída del gobierno de Chiang Kai-shek en 1949 a manos de las fuerzas comunistas de Mao Tse-tung. Durante la Guerra de Corea, las tropas estadounidenses se sorprendieron al encontrarse con que las tropas chinas comunistas estaban fuertemente armadas con subfusiles Thompson, cuya capacidad de fuego a corto alcance, probó ser muy útil tanto en la defensa como en el ataque durante la primera etapa del conflicto. Muchas de estas armas fueron recapturadas y volvieron a entrar al servicio del Ejército y la Marina.

En la muy reciente guerra de Bosnia todavía corrían algunas Thompson.

En la muy reciente guerra de Bosnia todavía corrían algunas Thompson.

A lo largo del siglo XX su peculiar fisonomía se ha paseado por algunos de los principales conflictos armados como la Guerra de Vietnam o incluso en la reciente Guerra de Bosnia. Tal fue la longevidad de esta mítica arma que último subfusil Thompson utilizado por el FBI dejó de disparar en 1976.  Todos los Thompson en poder del Gobierno fueron destruidos, a excepción de alguos ejemplares que fueron llevados a museos, otros fueron destinados con fines de entrenamiento. Hoy en día son objetos de coleccionista que llegan a alcanzar importantes cifras, especialmente los modelos de los años 20 y 30, la época dorada del arma ‘cool’ por excelencia de los gángsters americanos.

Quizás también pueda interesarte:

Si te ha gustado el artículo, deja un comentario.
  1. debruxelas dice:

    un guiño a tu época “armamentística” AK-47 etc… :-)

    Responder

Trackbacks for this post

  1. El subfusil Thompson, el arma ‘cool’ por excelencia de los gángsters de Chicago
  2. Xerox y Chester Carlson inventor de la fotocopiadora | mr. domingo

Leave a reply.